Es un hecho, especialmente para todos los que de vez en cuando nos hallamos en tierras no patrias, que hay gente que se adapta con mas facilidad que otra. Hay compañeros que delante de una cerveza trappiste de esas no dejen de añorar la San Miguel del bar de abajo y que pasan los sábados en el Cabraliego delante de una ración de gambas a la plancha mientras que otros se sumergen en el ambiente bruselense/belga como salmones en el mar, (tal como salmones el plan tiende a ser volver a tierras patrias para procrear y morir.)

Se podría decir que soy de adaptación fácil ya que tiendo a ir de sitio en sitio como pedro por su casa, (o ranita por las charcas usando el tema del mismo blog.) Sin embargo hoy, mientras venia en ese maravilloso tren belga del que nunca sabes a ciencia cierta si pasara a tiempo o te dejara tirada en medio de la nada, (la intriga tiene cierta gracia cuando estas en el laberinto sopotocientos del Zelda y apagar el juego significaría empezar por el piso uno del laberinto de marras,) me he puesto a pensar en las maravillas de la adaptación.

A saber, tras un tiempo no identificado en estas tierras norteñas con dos idiomas para escoger mi nivel del mas fácil, (o sea , francés,) es lo que yo llamo “de supervivencia” que se traduce en que puedo pedir un numero indefinido de cervezas y algo de queso si mezclo algo de italiano incluso puedo pedir la cuenta y mantener algo que podría parecerse a una conversación. De mi inexistente nivel de Flamenco ya mejor ni hablar, (porque más que nada da para señalar un sándwich en el trabajo y decir dankeloquesea.)

Si miro a mi alrededor me paso el día hablando ingles/español y sip, existe representación belga entre la gente que conozco pero dicha representación habla un ingles cojonudo y se ha pasado un tiempo considerable en otros lugares.

Con todo esto me vuelvo a plantear, adaptada? Quizá pero un poco a mi manera caótica y extraña lo cual ni es malo ni es bueno, solo es la manera en la que mucha gente se adapta a esta curiosa ensalada que es Bruselas.

Y sip, para todos aquellos a los que se lo he contado ya, el francés, (y el flamenco pero esto ultimo es culpa del rubio) están en proyecto, solo tengo que encontrar una clase cuyo precio no sea el equivalente a un atraco a mano armada.

Anuncios